Hola amig@s,

Estamos a un mes de entrar en el invierno propiamente dicho, por lo tanto nos queda poco tiempo para dejar el césped preparado para aguantarlo, y que lo tengamos a punto en la próxima primavera. Para ello, os dejamos un resumen de cómo llevar el mantenimiento anual del césped y un artículo de cómo hacer la resiembra, del blog “jardines que me gustan”.

Mantenimiento del Césped:

1. Riego: No hay una norma fija ya que variará en función del clima de la zona, pero podemos tomar como base esta distribución anual pensada para una zona mediterránea:

– Riego diario: Junio, Julio y Agosto.

– Riego en días alternos: Marzo, Abril, Mayo y Septiembre.

– Riego una vez semanal: Octubre, Noviembre y Febrero.

– En función de climatología: Diciembre y Enero.

Consejo: En épocas calurosas realiza los riegos a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Vale la pena que hagas varios riegos cortos y frecuentes que un único riego largo.”

2. Segado: Quizás sea una de las tareas más importantes para el correcto mantenimiento anual del césped, ya que si se realiza de forma correcta se consigue tener una pradera muy tupida y de gran belleza. Se realizará entre Abril y Octubre y se segará un máximo de un tercio de la longitud, para que su posterior desarrollo sea óptimo.

En las zonas de césped ornamental se recomienda hacer siega semanal no rebajando la altura a más de 2,5 cm. dejando más alturas en épocas mas desfavorables en cuanto a clima.

“Consejo: No segar en unos 2, 3 días posteriores a un día de lluvia y posteriormente realizar el riego.”

3. Abonado: Del correcto y justo abonado dependerá en gran medida el aspecto y vigor de nuestro césped, prolongando su capacidad de regeneración.

– Primavera: En Marzo, Abril y Mayo se realizará el aporte de nutrientes ya que es la época con más necesidades debido a que está en pleno crecimiento.

– Verano: De Junio a Agosto el crecimiento en zonas cálidas continúa, a menor ritmo, pero necesitamos realizar aportes para que el césped empiece la nueva temporada con fuerza y vigor.

Otoño: De Octubre a Diciembre para proteger el césped del invierno aumentando sus reservas de cara a la primavera.

4. Escarificado: Debido a la acumulación de materiales de difícil descomposición, se genera un fieltro en el suelo que dificulta el crecimiento del césped, no dejando que el agua penetre bien en profundidad e impidiendo el aireado correcto del césped. Con unas cuchillas arañaremos este fieltro mejorando el riego y la aireación (importante retirar los restos del escarificado). El escarificado se realizará desde la primavera hasta el otoño siempre y cuando observemos que se genera ese fieltro.

4. Aireado: En zonas muy transitadas del césped acaba compactándose en exceso y se recomienda airear: Perforaciones de unos 5 cm de profundidad con el fin de mejorar el intercambio de gases, así como la mejora en la infiltración del riego. Se realizará entre primavera y otoño.

5. Recebado: El aporte de arena o recebado reduce la formación de fieltro y mejora la infiltración del riego. Un recebado regular hace que consigamos zonas más difícilmente compactables. Habitualmente el recebado se realiza junto a otras actuaciones como escarificados y aireados ya que mejoran sus efectos. Entre primavera y otoño. 

6. Replantado: Con el fin de mantener un césped libre de zonas amarrilleadas o calvas antiestéticas para nuestro césped, se recomienda hacer una resiembra de las zonas afectadas.

Como os comentaba al principio, os dejo un enlace a un interesante artículo sobre cómo realizar una resiembra del blog Jardines que me gustan

Y así nos despedimos. Hasta pronto.

CÉSPED AMARILLEOS
CÉSPED AMARILLEOS
CÉSPED 2
CÉSPED 2
CÉSPED
CÉSPED
CÉSPED AMARILLEO
CÉSPED AMARILLEO